22 septiembre 2009

FIN

Se terminó la inspiración para este blog, no se decirlo de otra manera. Me sirvió para encontrar respuestas, y ahora que las tengo no quiero mezclar esa parte de mí con esa otra recién iniciada.

Pasé horas sentada delante de la pantalla intentando extraer algo más de la que ya no era. Todas las entradas que edité me venían a la cabeza, se mezclaban con los nuevos pensamientos, con las recientes ideas y me daba cuenta de que no podía seguir escribiendo. Sentía la necesidad de sacudirme de encima algo pesado.

Por eso tanto tiempo sin escribir nada. No sabía como expresarme pues he estado experimentando un cambio, un crecimiento. Recien acaban de despuntarme las alas (como defino en este otro viaje)

Se termina viaje personal y también caminos recorridos. Mi viaje y mi camino ahora es diferente. No se como es ni tampoco que es lo que me voy a encontrar, lo único que se es que por fin me libré de las cadenas que me tenían quieta, prisionera.

Ya sabéis que el que busca encuentra, encuentra siempre, y yo encontré la llave, y no solo eso sino que también cambié la óptica de todo cuanto observo, quien sienta esta libertad de la que hablo sabrá perfectamente a lo que me refiero.

No me he ido, sigo siendo yo y si queréis compartir un trocito de lienzo recién estrenado me encontraréis en este otro blog:

NACISTE CON ALAS


Gracias por estar aquí.

18 septiembre 2009

Que lo excepcional sea tu via.

Hace un rato, mientras leía un libro muy reconfortante, "El Poder de la Intención" (Wayne Dyer) he sentido dentro de mí la necesidad imperiosa de compartir en este espacio, compartirlo con vosotros, con los que entráis aquí, quizás, como entro yo en muchos otros..... buscando una respuesta, aún sin saber muchas veces que lo hacemos.

Nuestra vida, desde el principio hasta el final, es una búsqueda constante y está en nuestra mano, no en la de nadie y menos en las circunstancias que experimentamos, que sea excepcional.

Dyer, en la página 120 del "Poder de la intención" hace referencia al famoso relato de Tolstoy "La muerte de Ivan Ilich". Dice lo siguiente:

"La historia de la vida de Ivan Ilich era de lo más sencillo, de lo más ordinario y, por consiguiente, de lo más terrible"

He reflexionado unos instantes sobre lo que acababa de leer, me ha impactado mucho y también me ha hecho sonreír ampliamente.

Vivir una vida EXTRAORDINARIA es un derecho de todos los seres humanos, vivirla así permite que la vida de quienes te rodean también lo sea.

01 septiembre 2009

Aunque la temperatura ha bajado algunos grados sigue haciendo calor. El sol es menos intenso y mi piel lo tolera, resulta placentero sentirlo en mi cuerpo.

El aire se respira limpio, su sonido acaricia mis sentidos. Calma, sosiego, paz.....

Quiero perderme en la quietud de la nada, olvidar..... empezar de nuevo todo.

Mis anhelos, mis deseos........más vivos que nunca retumban en mi mente, ahora son eco de pasiones olvidadas, de ilusiones ahogadas en el temor, en la duda.....

Libre para volver a sentir, libre para volver a vivir aquello que tanto deseé un día y que aún conservo.

11 junio 2009

Cada día desde finales de febrero (he tenido que mirar la fecha pues no recordaba desde cuando no escribía nada) entro aquí y curioseo un poco. Largos momentos vagando con la mente, paseándome ahora en los otros títulos, ahora en la foto (quizás la cambie), no se si el color de fondo me dice algo a estas alturas.

Cada día entro, y miro, y no digo nada, solo siento, espero. No se como empezar, no se como decir que Joana ya no es la misma.

Pienso en porque elegí ese título, si ahora lo miro, tal vez me inspire cualquier cosa que decir, pues deseo expresar algo y me doy cuenta que no soy capaz, no tengo valor, tal vez me volví miedosa, o ya lo era?

Viaje personal........ me retumba en la mente......... Pero, viaje a dónde?

Un día emprendí un viaje, no hace mucho, decidí no volver sobre mis pasos, decidí no mirar atrás, decidí aceptar todo aquello que llegara pues todo ello lo había elegido yo.

Un día me dije, no tengas miedo y confía. Decidí desprenderme de todo el peso inútil para mi partida, dejar cualquier equipaje innecesario y comencé la marcha. En el primer paso mi pie vaciló unos segundos, hasta imprimir mi huella en el suelo, la primera huella de otras muchas que seguirán. Pasos que me irán llevando por un........... no, Viaje Personal ya no................ por un Viaje alucinante.

Antes abría los ojos a medias, ahora los abro de par en par. Antes respiraba a sorbitos, ya no, ahora se que hay mucho aire, ya no me da miedo terminármelo.

Mmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm............................

25 febrero 2009

Un paseo en invierno



Es domingo por la mañana, deben ser las 9.30h cuando empezamos a caminar. Hace fresco. Ha amanecido despejado. El sol se siente en la piel, en el cuerpo a través de la ropa. Cierro los ojos e inhalo profundamente el olor a pueblo de un soleado día de invierno. Olor fresco, olor a leña, un olor que trae recuerdos de mi niñez, no se si alegres o tristes, simplemente me viene a la memoria el tiempo que ha pasado desde entonces.



Ascendemos por el sendero marcado que en poco tiempo nos pondrá entre los altas muros de conglomerado que separan el camino de la zona a donde nos dirigimos. Entre tanto pequeñas florecillas azules al sol. Paredes enormes de roca anaranjada parecen querer engullirnos.

Silencio. Frío. Aire que hiela la piel. Luego el sol, que la calienta. No pienso en nada, solamente siento como camino, como respiro.

Cierro los ojos y sonrío. Inspiro hasta sentir el aire muy dentro de mi. Entre tanto pequeños botones añiles, ahora aquí, ahora allí. Mi mente vacía.

28 enero 2009

Viaje personal

No recuerdo si hay alguna otra entrada en este blog con este mismo título. Tampoco recuerdo porque razón quise crear este espacio a la vez que el otro (caminos recorridos), el de mis impresiones por la "vida" fuera de mi cabeza. Si pienso detenidamente intuyo el porque inicié este camino o este viaje: la misma razón que ahora me motiva a seguir manteniéndolos y no cerrándolos. El descubrimiento, la búsqueda, el encontrar, el saber, el ser consciente.

2008 ha sido un año muy bueno, ha sido un año lleno de oportunidades para crecer, con lecciones alguna de ellas muy dolorosas que me han llevado a querer destripar de alguna forma ese dolor y saber porque razón lo sentimos, porque si está ahí es que es para algo y no me servía lo de: no, por ahí, no!!!


Normalmente cuando una persona siente dolor, en lo más profundo de su ser, tiene una tendecia común a no ver, a evitar ese sentimiento tan amargo. Al principio uno se deja llevar hasta que se da cuenta de que por ahí no hay salida y es cuando intenta desprenderse u olvidarse de eso que le esta causando el dolor. Los hay que no pueden y se sumen en la depresión. Os suena esto?:

"sal de ahí", "olvida -eso- no ves como estás?", "escápate", "se feliz", "se positivo". Son frases que muchas veces me he dicho a mí misma y que muchas veces las he oido por ahí, que además las he leído y que también de las cuales he sido receptora alguna vez. He aprendido con eso que cuando uno se enfrenta a una situación de dolor lo mejor es darse la vuelta, buscar otro camino pues ese solo produce más sufrimiento.

Esto es algo realmente paradójico, al menos a mi ahora me lo parece así. Mucha gente cree que estamos aquí para sufrir y que nada conseguiremos sin el consiguiente esfuerzo, y que parece que cuanto más suframos, más grandes serán las recompensas (en dónde?: en el cielo? en el infierno? mmmmmmm en dónde?). Entonces tiene una razón sufrir, digo yo. Si hay algo que quiero con todo mi corazón y que por la razón que sea no puedo obtenerlo y el hecho de desearlo me hace sufrir (un trabajo mejor, una relación mejor, etc... cada uno lo aplique a sus deseos o metas), mejor será olvidarme de ello y buscar algo más acorde con mi capacidad de vivir sin padecer.

Hasta aquí era algo que ni yo sabía que pensaba, simplemente era algo que daba por hecho, es estúpido seguir dándote martillazos en el dedo si con el primero de ellos te has dado cuenta de que te hacías daño.

El caso es que si me golpeo en un dedo, paro inmediatamente, procuraré no volver a golpearme, pero nunca se sabe, en fin, quiero decir que para situaciones de este calibre resulta sencillo tomar una decisión al respecto.

Qué ocurre cuando nuestras aspiraciones o deseos son mucho más elevados y queremos llegar ahí y por lo que sea no podemos?? Yo me he encontrado con el dolor, no se vosotros. Pero no soy una persona resignada, no me rindo tan fácilmente. Mi carácter hace que cuando voy a por algo no tenga opción de volver atrás, así (para mí) es la única manera de superar lo que sea. Pienso dentro de mí: o avanzo, o no quiero vivir más!!!! No quiero decir que yo haya forjado esta forma de ser mía que tengo, que va, he sido así siempre, no se porqué razón. Dentro de mí hay algo que me incita a ser así y siendo así es la única manera que tengo de resolver mis conflictos en la vida y uno de ellos ha sido descubrir porque sentimos dolor.

El dolor te dice que eso que quieres puedes obtenerlo cuando quieras, es tu misión en esta vida: conseguir aquello que deseas. Si os paráis a pensar es lo que hacemos desde que nacemos hasta que nos morimos: conseguir todo aquello que deseamos, sin excepción (alguno aquí le entrarán ganas de decirme: yo jamás desee, esto o aquello. Creedme, sí que lo deseásteis y no de la forma que pensáis). Es más, sin metas el mundo se para. No os habéis preguntado nunca porque tenéis deseos o motivaciones, llamadlo como queráis?

Cuando te ves delante de esa meta que te has propuesto o de ese sueño que has tenido, a veces incluso sin ser consciente de ello, y te das cuenta de que no es realista (quién decide que es una cosa realista o no? eso para empezar), que te ves delante de eso que quieres, de eso que sabes que te gustaría tener o ser, en definitiva: experimentar, o lo que sea y que por diferentes causas no eres capaz de conseguirlo: porque hay algo que nos paraliza y es el miedo. Entonces aparece el dolor, ese que te desgarra por dentro sin ningún miramiento, ese que te ahoga hasta que piensas que si te mueres sería más fácil soportarlo, ese que te deja inútil ante la vida, desprotegido, desamparado, en la más completa desnudez haciéndote preguntas existenciales porque en el mundo real no hay respuesta, por mucho que uno se empeñe en buscarlas ahí fuera. Ese que está ahí para recordarte que tu ya sabías que eso te iba a doler, que por eso te daba miedo meterte.

Si eso que sientes que te deja tiritando en el más profundo desconsuelo te está arruinando la vida, porque es lo que piensas si sigues empeñado en seguir ese camino que parece te gusta más que la vida que llevas, piensas en que lo mejor es sonarse los mocos, olvidarse del asunto, porque claro eso no es realista y además duele, lo mejor es seguir el rebaño al menos eso es lo conocido y ya estamos acostumbrados. Lo que queremos es vivir en paz, vivir tranquilos, y sí, es algo lícito es algo completamete digno, por supuesto.

Pero cuando cuando quieres algo más, o aspiras a algo más de lo que ya tienes, se abre ante tí un inmenso mundo desconocido y en donde el dolor, lejos de ser algo malo, es un indicativo de que si quieres continuar deberás seguir observándolo, dentro de tí por supuesto, y trascendiéndolo. He comprendido que cuando alguna circunstancia me produce dolor (la que sea) hay algo de mí que debo cambiar, porque sino lo cambio no avanzaré y cuando digo avanzar no es en otra dirección diferente porque haya entendido que ese camino no es bueno para mí, no, para nada, eso es lo que he estado haciendo 37 años de mi vida, sino en la misma que me he propuesto para conseguir experimentar eso que tanto deseo. La vida en sí es una meta, bajo mi punto de vista.

Cuando uno comprende que no hay nada, absolutamente nada que pueda hacerle daño salvo uno mismo, cuando uno sepa exactamente que quiero decir con estas palabras será libre del yugo que ahora mismo le oprime.

Posiblemente muchos de vosotros pensareis que a buenas horas vengo yo con los descubrimientos, que eso ya es de dominio público, otros igual piensan que me he golpeado la cabeza contra alguna pared, no se. Lo que si se, es que jamás un dolor me había producido felicidad, quizás no inmensa felicidad pero si la suficiente como para vislumbrar ese camino que yo sabía que existía, porque no podía creerme que el mundo fuera esto y ya.

24 diciembre 2008

Un deseo para tí.


(Concierto para piano y orquesta nº 21 -Mozart-)

Vete a un lugar tranquilo y escucha esta pieza. Disfrútala. Tómate unos minutos. Cierra los ojos y respira profundamente, despacio. Expira muy poquito a poquito. Céntrate en lo que estás escuchando.

Deja atrás todo lo que tengas en la cabeza. TODO.

Cuando ya estés relajado imagínate en un lugar hermoso, apacible. DISFRÚTALO.

Busca dentro de tí que es lo que te gustaría hacer, ser o tener............... piensa en ello, recreate. No temas. no pienses si es posible o imposible, solamente visualízalo...................

SONRÍE..................... Deseo concedido!!!!


FELIZ AÑO A TODOS.